Avance en la detección temprana de pie diabético

En la actualidad, no existen técnicas de imagenología que puedan ser aplicadas para el diagnóstico clínico de pie diabético, y las de angiografía, en las que se utilizan medios de contraste, sólo sirven para identificar cuándo es necesaria la amputación y hasta dónde se tiene que quitar la extremidad.

Un grupo de investigación encabezado por el doctor Crescencio García Segundo, del Centro de Ciencias Aplicadas y Desarrollo Tecnológico (CCADET) de la UNAM, actualmente trabaja con termografía aplicada a la detección de pie diabético, así como en el desarrollo de metodologías útiles para el diagnóstico temprano de esta enfermedad y, de ser posible, realizar pronósticos sobre su posible evolución.

El CCADET, junto con el Hospital General de México, trabajan desde hace un par de años en validar la termografía para tratar problemas biomédicos, en particular pie diabético. La idea principal del proyecto es adquirir imágenes de pacientes con diabetes para identificar las distintas formas y expresiones que tiene esta enfermedad.

Se espera obtener patrones característicos asociados a condiciones de vasculopatía, neuropatía, trombosis o una combinación de ellos, así como de cualquier otra afección de las extremidades inferiores. Con esta información, se podrá crear una metodología asistida por computadora que aporte datos sobre qué tan avanzada está la patología, así como establecer criterios de diagnóstico y pronóstico.

Uno de los primeros pasos del proyecto fue tomar como base patrones de imagen de 35 personas sanas durante tres meses. Apoyados en el Atlas infrarrojo creado por Ammer en 2008, los investigadores sabían cuál es la distribución de temperaturas en el cuerpo humano y el criterio de estudio de condiciones anormales.

El pie diabético es una forma de trauma asociada a un proceso inflamatorio, es decir, hay liberación de calor en exceso respecto de una condición no traumática. Si dicho patrón está presente en una extremidad, en la otra no estará o bien será significativamente diferente. Por lo tanto, una persona libre de patologías en las extremidades inferiores deberá presentar patrones térmicos semejantes en ambas piernas; sin embargo, el estilo de vida de cada persona de algún modo causa que esto no sea siempre así.

“Es necesario identificar traumatismos provocados por el estilo de vida, situaciones que tienen que tomarse en cuenta a fin de establecer criterios de exclusión y/o inclusión para evitar confusiones con verdaderos problemas provocados por la patología”, explicó el investigador.

Trabajo conjunto

Los médicos del Hospital General tomaron las imágenes termográficas que empezarían a analizarse para detectar posibles patrones dados por el pie diabético. “Lo que uno hace en esos protocolos es tomar pacientes sanos y pacientes que tengan algún tipo de problema clínico y con base en esa comparación, vamos desarrollando las metodologías. En las personas que tienen el pie diabético hay varias clasificaciones; vemos las extremidades en donde se va presentando el problema y dependiendo de la zona y la morfología de los patrones térmicos, podemos identificar cuándo hay un problema real”.

Hasta el momento se tienen 60 imágenes útiles, aunque el doctor García Segundo explicó que el programa de adquisición de éstas continúa, a fin de obtener un banco de imágenes y poder realizar un estudio estadístico y clasificatorio confiable.

Una de las principales recomendaciones cuando se toman las imágenes, es que los médicos deben procurar no tocar a los pacientes, pues se podrían quedar marcadas las huellas térmicas de quien realizó la toma, si esto ocurre, la imagen tiene que ser desechada.

Los investigadores del CCADET capacitaron a los médicos del Hospital General y les proporcionaron los instrumentos para la toma de imágenes. García Segundo comentó que es un proyecto en el que están involucrados investigadores de distintas áreas, tales como física, matemáticas y medicina.

Investigación mexicana en pie diabético

Una vez obtenidas las imágenes, son procesadas. En el CCADET desarrollan un software para limpiar las imágenes e interpretar el contenido de información. “Hay software comercial, pero está diseñado para manipulación de imágenes de objetos, de un motor, de un avión, de un sistema eléctrico, de la distribución de humedad en una casa. El trabajar con humanos es otra cosa”, por ejemplo, en un solo día una persona puede cambiar cientos de veces su emisión de temperatura, apuntó Crescencio García Segundo.

Además, realizan un modelo de difusión de calor para interpretar cómo se desarrolla su proceso de generación, desde donde está la infección hasta la superficie, esto lo pueden medir de acuerdo al tiempo en que tarda en llegar el calor. También diseñan estrategias para inducir efectos de contraste para saber qué realmente es una infección y no sólo un golpe dado antes de tomar la imagen o un problema de várices.

De acuerdo con el investigador, este proyecto es un estudio a largo plazo, pues se requiere de muchos pacientes. En un mediano plazo, la información que recaben será traducida, procesada y se crearán algoritmos de los patrones obtenidos con las imágenes. Los datos que se obtengan podrían servir para saber si el problema puede solucionarse o es irreversible, concluyó el especialista.

Un problema que urge atender

La diabetes es considerada un problema de salud pública en nuestro país y se calcula que actualmente el 7 por ciento de la población mexicana la padece. Una de sus principales complicaciones es el pie diabético, el cual puede causar la pérdida de la extremidad y se considera que 80 por ciento de las amputaciones de miembros inferiores se realizan en pacientes con esta enfermedad.

El pie diabético es una degeneración de la estructura vascular de los pies. Surge a partir de que se produce un engrosamiento vascular y el flujo sanguíneo se atrofia. Con el paso del tiempo, se forman oclusiones o se cierran las venas y la irrigación sanguínea hacia las partes inferiores disminuye, el tejido es pobremente nutrido y se crean infecciones.

Los pacientes con pie diabético presentan problemas neurológicos, uno de ellos es la resistencia al dolor, por lo que muchas veces al golpearse una pierna no se dan cuenta, lo que provoca que la enfermedad avance y si no es detectada a tiempo, lleva a la amputación del pie.

Dirección General de Divulgación de la Ciencia, UNAM

Esta entrada fue publicada en Ciencia y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s