El hijo de Benito Juárez

Daniel Cosío Villegas sugería que para estudiar la época del Porfiriato y la Revolución era necesario estudiar aquellos personajes que ocuparon un segundo plano en la historia, pues quienes se situaron en el primer plano ya han sido muy estudiados o se encuentran a la mano, recuerda la historiadora Esther Acevedo. Así que bajo esta idea decidió estudiar el archivo de Benito Juárez Maza, hijo del Benemérito de las Américas, donde encontró varias sorpresas y trazó un perfil biográfico en el libro “Por ser hijo del Benemérito”. Una historia fragmentada. Benito Juárez (1852-1912).

Al hacer la investigación, descubrió a un personaje que quiso vivir el momento, el lujo del Porfiriato y de la elite gobernante. Fue un personaje “un poco patético” que está acostumbrado a salirse con la suya, autoritario y que murió en 1912 apenas año y medio después de asumir la gubernatura de Oaxaca.

En este volumen, la investigadora enfatiza la frase “Por ser hijo del Benemérito” desde el título porque fue precisamente gracias a éste que obtuvo los puestos en la diplomacia mexicana, su lugar en la masonería y su incursión en la política, donde por cierto le fue muy difícil negociar con los hacendados del pueblo.

Benito Juárez Maza fue un personaje ambiguo que no tuvo claridad y poco a poco fue quitándose el apellido Maza al notar cómo le abría las puertas el nombre de su padre. Aunado a esto, “las ideas que tomó de los liberales fueron muy superficiales”. Y lo único que siempre tomó en serio fue que nadie hablara mal de su padre. 

El archivo de donde se ha desprendido esta investigación, fue guardado por la familia Klerian, es decir, sus parientes políticos de Benito hijo y está conformado por 3,200 documentos y 250 fotografías que permiten recrear la vida del personaje, junto con documentos de su familia, amistades, negocios, pactos entre masones, las elecciones de 1910, entre otros. 

DETALLES. Juárez Maza, apodado como “Beno”, apunta Esther Acevedo, fue un porfiriano que no sabía a bien qué estaba pasando en 1910 y desde luego no entendió el significado de la Revolución. En “Por ser hijo del Benemérito” también cuenta cómo se fue perfilando el joven, cuando vivían sus padres y cómo le afectaron los cambios de residencia, entre Oaxaca, ciudad de México, Veracruz, Saltillo, Monterrey y Estados Unidos.

Cuando sus padres fallecieron él tenía 20 años. Fue el único varón del matrimonio entre Benito Juárez y Margarita Maza y muy pronto dejó la carrera de la abogacía. Su primer trabajo fue en la Secretaría de Relaciones Exteriores, donde fue primer secretario.

En su trabajo, Acevedo también recuerda que él fue uno de los dos diputados que apoyó que Porfirio Díaz no se fuera del poder, lo cual fue muy contradictorio porque él participaba simultáneamente en el Partido Liberal con Alfonso Reyes. 

La crítica hacia el hijo del Benemérito fue tal, que su fama podría ser resumida en una caricatura publicada por Francisco Bulnes, en 1910, titulada El verdadero Juárez, donde su padre se levanta de su lápida y lo reprende.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Historia y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s