Seguridad en la nube: cuidarse como se hace en la vida real

“La nube es un concepto, una representación de algo que en realidad no sabemos muy bien qué hay detrás, pero que nos da un servicio. Aunque la nube no es nada nuevo, siempre ha estado, desde el nacimiento de internet porque la nube realmente es internet, ya que todo lo que no está en nuestra computadora, está ahí”.

La diferencia es que ahora se han visto más ventajas de no utilizar la infraestructura propia, que gasta recursos de todo tipo, y mejor utilizar internet para almacenar y manejar toda la información, “el asunto es preguntarse, por seguridad, quién tiene nuestros datos, quién los puede ver, qué pueden hacer con ellos, pues la gente casi nunca lo sabe, pero esa información está en los contratos que se aceptan sin leer al suscribirse a esos servicios, por tanto, la primera recomendación es saber los riesgos se corren, saber qué es lo que aceptamos con cada servicio porque no todos son iguales, ya que lo que publicamos en la nube deja de ser nuestro y no se puede controlar realmente, creemos que podemos publicar y despublicar, pero si alguien vio esa información, la reenvió, la copió o lo que sea, ya no está en nuestras manos”.

Además, es importante tener en cuenta que nuestro perfil en nuestra vida real es tan importante que nuestro perfil en vida online. “En internet subimos nuestra información y nos parece que nada puede tener consecuencias graves, subo fotos de fiestas con mis amigos y mis parrandas, pero eso queda ya en el dominio público, entonces cuando busque un trabajo lo primero que harán los reclutadores es revisar por ahí. Para los migrantes que ya tienen una vida hecha yo no afecta mucho, pero los que se están formando su vida en línea impacta sustancialmente en la vida real”.

“Si en la vida real uno es desconfiado, ¿por qué no se aplican las mismas reservas y protecciones en internet? Se deben mantener los mismos niveles de seguridad y no confiar en alguien por su foto o porque es amigo de un amigo, pues con esas confianzas nos pueden robar la información”.

EN LAS EMPRESAS. Los servicios que ofrece la nube a empresas son tantos como servicios requiera, lo importante, “otra vez es revisar con quién estoy tratando, dónde se va a guardar nuestra información, si todo va a estar disponible y accesible el 100% del tiempo, si se almacena cifrada o como texto accesible para cualquiera, con qué capacidad de almacenaje cuento, por cuánto tiempo, cómo puedo compartir información, etc”.

Incluso es sumamente importante preguntarse “¿qué pasa si quiero destruir mis datos o simplemente cambiar de proveedor, cómo aseguro mi información? Si cifro mis datos, no importa quién los tenga porque son datos inservibles si no se tiene la llave para abrirlos, llave que sólo debe tener el propietario de los contenidos, nadie más. Si la llave la tiene el proveedor, eso no ofrece total seguridad”.

El gran peligro es que los cibercriminales han visto el poder de la nube desde antes de su uso comercial, hoy existen 3.5 nuevas amenazas mundiales por segundo y lo peor es que ahora con los acortadores de URL no se puede verificar si la dirección parece sospechosa, entonces es más fácil caer en virus, robo de datos, etc.

CÓMO CUIDARSE. Es importante tener en cuenta tres factores que deben existir siempre y donde ninguno es más importante que el otro.

Educación: qué son y cómo funcionan las herramientas, pues con el día a día vamos conociendo riesgos y soluciones para estar alertas.

Sentido común: pensar lo que se está haciendo antes de hacer click impulsivamente, pues los ciberdelincuentes aprovechan el morbo y la inmediatez.

Tecnología: recordar que el contar con todos los recursos no necesariamente salva del peligro,  “es como estrellar un carro contra la pared sólo porque se tiene un airbag, no siempre se saldrá ileso”.

CUIDADO CON LO GRATUITO. Aunque hay antivirus gratuitos muy eficientes, es importante tomar en cuenta que es vital que estén actualizados en tiempo real y que puedan responder rápidamente ante una amenaza, y eso generalmente no hacen estas versiones. “Con las opciones que se compran, el antivirus aprovecha la inteligencia en la nube para detectar cualquier cosa rara y reaccionar a ella de inmediato, actuando bases de datos diversas que colaboran y se retroalimentan para actualizar su información”.

“Hoy los usuarios no deberían fijarse en cuántas amenazas detectan los antivirus, sino en cuanto tiempo puede reaccionar frente a una nueva amenaza.  La vida media de una amenaza de internet es de ocho horas y si no se detecta en ese tiempo ya hay una variante, por tanto las actualizaciones no son suficientes”, advirtió el experto.

“Además, si alguien te dice que te cumple 100% en todos sus servicios, hay que desconfiar, pues el porcentaje realista de cobertura de seguridad está entre el 80 y el 85% y el 15% restante es un riesgo que debe uno saber manejar”, concluyó Castro.

Esta entrada fue publicada en Tecno y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s