Desarrollan técnicas y sustancias que impulsan el crecimiento de árboles

Científicos del  Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav) identificaron una serie de sustancias que potencian el crecimiento en 50 por ciento de árboles y plantas en suelos afectados por la sequía.

La integrante del Departamento de Biotecnología y Bioingeniería, Beatriz Xoconostle Cázares, indicó que estas sustancias descubiertas aceleran la asociación de plantas y sus hongos simbiontes –conocidos como micorrizas- que aumentan las defensas y la adaptación de plantas en suelos pobres.

Añadió que estas sustancias ayudarán a la reforestación y a mejorar la productividad de cultivos como maíz, frijol, chile, entre otros.

La investigadora señala que desde hace cinco años, en el país se reporta anualmente la pérdida de 155 mil hectáreas de bosques y selvas, “por lo que ocupamos el quinto lugar en la lista de países con mayor deforestación”.

Los hongos funcionan como una extensión de las raíces de la planta, aumentando así la capacidad de absorber agua y nutrientes. La presencia de estos simbiontes de plantas incrementa la probabilidad de sobrevivencia de los árboles, con lo que se eleva el éxito de los programas de reforestación en el país, tanto en zonas rurales como urbana.

En el marco del Día Mundial de la Lucha contra la Desertificación y la Sequía, Xoconostle Cázares explicó que las micorrizas también actúan como biofertilizantes naturales, beneficiando a los cultivos al proveerlos de agua con sales minerales, aumentando así su tolerancia a la sequía.

Las micorrizas pueden reducir en gran medida el empleo de fertilizantes químicos, que hoy es de casi cuatro millones de toneladas al año, lo que representa un fuerte desembolso para los agricultores; además de los problemas de contaminación de suelos y acuíferos que representan los agentes químicos.

SIMBIONTE. De acuerdo con la experta, las micorrizas tienen una tendencia natural a asociarse con las plantas; pero han sido desplazadas de nuestros cultivos por el uso excesivo de químicos, que eliminan al hongo simbionte. Las plantas que se inoculan con estos hongos son capaces de adaptarse con mayor éxito a distintos ecosistemas y tienen la capacidad de crecer y establecerse, mostrando tolerancia a sequía y enfermedades.

Este grupo de investigación encontró que las raíces de las plantas producen una molécula denominada “lactona”, la cual se encarga de atraer al hongo simbionte e iniciar la asociación entre ellos. Los hongos mezclados con esta sustancia ya están listos para asociarse con la raíces de las plantas, lo cual aumenta sustancialmente dicha unión, entre la planta y el biofertilizante.

Estos estudios se realizaron con pinos de reforestación y micorrizas de la Sierra Gorda de Querétaro, encontrando un aumento muy significativo de plantas con mejor crecimiento y más vigorosas. Las plantas con micorrizas pueden crecer hasta 50 por ciento más que las que no se les adicionaron hongo simbionte. Este es un proceso normal de la naturaleza, lo único que hacernos es reactivarlo, destacó la científica.

Xoconostle Cázares acotó que este proyecto beneficiará además de árboles para reforestación, a cultivos agrícolas como maíz, frijol, chile, entre otros. Esta investigación está lista para su aplicación a gran escala y sólo requiere de apoyo.

En breve, los científicos empezarán a trabajar con cultivos de frijol inoculados con micorrizas, utilizando la nueva variedad de frijol “Pinto Cinvestav”, desarrollada por el mismo grupo.

Esta entrada fue publicada en Ciencia y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s