Relacionan aire contaminado con desarrollo de enfermedades cardiacas y metabólicas

No sólo la mala dieta y la vida sedentaria pueden provocar diabetes y enfermedades del corazón; respirar aire contaminado también. Estudios de la Universidad Estatal de Michigan presentados al gobierno de Estados Unidos indican que en las zonas del norte de ese país donde hay alta presencia de ozono y micropartículas también hay más casos de síndrome cardiometabólico.

El síndrome mencionado se caracteriza por reunir, en un mismo paciente, síntomas como la presión arterial alta, desajustes en los niveles de azúcar en sangre, elevación anormal de triglicéridos y colesterol, además de la aparición rápida de lesiones en el interior de las arterias que son características de la ateroesclerosis.

A raíz de estos datos, la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA, por sus siglas en inglés) decidió crear un nuevo centro de investigación especializado en los efectos de la contaminación ambiental en la salud, el cual tendrá como zona de trabajo la región de los grandes lagos.

La Universidad Estatal de Michigan (MSU, por sus siglas en inglés) informó que la EPA seleccionó a esta casa de estudios para recibir una inversión de 8 millones de dólares y crear el Centro de Investigación en Aire Limpio EPA-MSU.

El centro tendrá como primer mandato demostrar con datos duros por qué algunas personas que respiran aire con altos niveles de ozono y micropartículas desarrollan obesidad, presión arterial elevada y aumento en sus niveles de azúcar en la sangre.

El equipo del nuevo centro de investigación será dirigido por el profesor Jack Harkema, experto en patología y en biología de la MSU. Los 8 millones de dólares serán entregados a lo largo de 5 años, según un comunicado de la universidad, difundido por la Asociación Americana para el Avance de la Ciencia (AAAS).

“Respirar aire contaminado parece ser una amenaza a la salud, mayor de lo que pensábamos y presente en todo el mundo”, indicó el profesor Harkema.

“Lo que nosotros hemos observado, y ahora debemos demostrar con más detalle, es que el síndrome cardiometabólico no sólo se está presentando en personas que tenían una predisposición o riesgo genético. Al parecer, el respirar aire con grandes cantidades de ozono o micropartículas es en sí mismo un factor de riesgo para desarrollar este síndrome que puede desembocar en diabetes y daños al corazón”, añadió el patólogo.

ANÁLSIS. Debido a esta preocupación sobre el efecto que el aire contaminado tiene sobre la salud, la EPA anunció que invertirá un total de 32 millones de dólares para que diferentes universidades realicen estudios sobre la relación entre aire sucio, daños al corazón, diabetes y obesidad.

Además de la MSU, el gobierno de Estados Unidos también abrirá centros de estudios sobre el mismo tema en la Universidad de Harvard, la Universidad Washington en Seattle y el Instituto de Tecnología de Georgia en Atlanta.

Algunos de los estudios se han planteado estudiar a personas que han sido expuestas a la contaminación del aire durante décadas y otros estudios buscan dar seguimiento a pacientes durante los próximos cinco años.

El primero de estos centros de investigación estará localizado en la región de los grandes lagos debido a que es una zona donde hay una combinación única de contaminantes y corrientes de aire que exponen a los habitantes a emisiones de la industria, del tráfico pesado y de numerosas plantas termoeléctricas alimentadas con carbón.

Esta entrada fue publicada en Ciencia y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s